Carnavales y a comer en Vilanova i la Geltrú

Se acercan los carnavales, fechas que en muchos lugares de la geografía española son sinónimo de fiesta, disfraces y mucha actividad gastronómica. Es una época pues interesante para preparar la maleta, disfrutar al ritmo de charangas y, por supuesto,  de la espléndida comida que se prepara especialmente para la ocasión.

Si el año pasado viajamos a Gran Canaria, este año aprovechando nuestra estancia en Cataluña nos acercamos a Vilanova i la Geltrú,  municipio de Barcelona y capital de la comaca del Garraf. Allí, en la estación de tren (a tan sólo 45 mintuos de la estación de Sants) nos esperaba nuestra buena amiga Adriana, que como buena anfitriona, nos guió por la ciudad mostrándonos sus sitios favoritos. Conociendo bien nuestra afición por la gastronomía, nos acompañó como no podia ser de otra manera, por alguno de los bares del paseo marítimo, muy agradables y ambientados, ideales para la obligada sesión vermú de una mañana de domingo.

Carpaccio de gambas y alga frita

Estando ya en plena precampaña carnavalera, Adriana se esmeró en presentarnos el carnaval como la gran fiesta de la ciudad, convertida en Fiesta Tradicional de Interés Nacional desde el año 1985, donde “las parellas” o comparsas (más de 8.000) salen a la calle para combatir en una guerra de caramelos. Un carnaval muy satírico que da el pistoletazo de salida con un baile de gala, el baile de los mantones, llamado así por el mantón de manila con el que van ataviadas las mujeres.

Almejas a la marinera

Después del extenso aperitivo nos dirigimos al restaurante La Sal, también en el paseo marítimo, no podemos poner su enlace puesto que no dispone de web o perfil activo en redes sociales (sí, a estas alturas del siglo XXI). Allí disfrutamos saboreando un carpaccio de gambas con alga frita con bordes sazonados de sal de gambas, unas almejas de no se sabe donde pero que estaban estupendas y como plato fuerte una paella, posiblemente una de las mejores paellas que hemos probado, la nuestra elaborada con alcachofas, almejas, mejillones y unos pulpitos (tan pequeñines como sabrosos, suponemos que por estas tierras está permitido el pescarlos con este mini tamaño) . La gran ventaja del lugar, además de su ubicación y servicio, es que se puede pedir paella para sólo una persona , sin necesidad de discusiones por las preferencias. En la mayoría de los restaurantes, la paella es un plato que se sirve para un mínimo de dos comensales.

Paella de mariscos y alcachofas

Existen por supuesto otros platos típicos locales que se preparan especialmente durante el carnaval, como el famosto Xató al que hemos dedicado otro de nuestros post. Merecen también ser probados, los reservamos para otra ocasión, “Bull de Tonyina” (tripa de atún que seguro conoce bien el Chef del Mar), “All Cremat” (guiso de pescados con mucho ajo) y “Sipia a la Bruta” (sepia sucia, un guiso marinero que nos dicen es fácil de elaborar).

No debemos olvidar la importancia del vino y del cava en estos territorios, en los que abundan bodegas que se pueden visitar para ampliar nuestros conocimientos sobre este mundillo. Durante nuestra comida se brindó con cava, para celebrar por una parte un reencuentro, y porqué las burbujas de la bodega LLopart ensalzaban la variedad de sabores del mar que componían nuestro menú.

Bodegas Llopart

Si te apetece realizar un viaje similar recuerda que podemos ayudarte a realizar una sabrosa ruta gastronómica, solicita información en info@laresymares.com

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s