El mundo de los cruceros y su importancia para Galicia

El puerto de Vigo, hasta hace bien poco un puerto meramente comercial y de los de mayor importancia en el tráfico europeo de mercancías, ha decidido dar un paso más, apostando en serio por el tráfico de cruceros, que si bien, según el Presidente de su Autoridad Portuaria, es una actividad que no genera beneficio para el propio puerto, si lo hace en el destino, donde la repercusión económica en función de sí es un puerto sólo de escala o de embarque/desembarque de pasajeros, es un importante dato a tener en cuenta. El crucerista puede llegar a gastar una media de 40€ a 150€ en función de sí pernocta o no en el destino, cifras nada despreciables cuando se multiplican por el número de personas que anualmente eligen esta opción vacacional.

El turismo de cruceros es todavía incipiente y se espera un creciente desarrollo de este gran nicho de mercado del que sabemos bastante poco, por ello, la Autoridad Portuaria de Vigo en colaboración con Cruises News Media Group, organizó un curso sobre el ABC de la industria, para ayudar a introducir a los asistentes (profesionales de turismo, guías, operadores turísticos, emprendedores, etc., )en la compleja y desconocida operativa mundial de los cruceros.

Cruceros en Vigo

La actividad crucerista se puede decir que arranca con el transporte de pasajeros a América, actividad que se vio seriamente afectada con la aparición de los aviones, fue entonces cuando, lejos de desaparecer, muchos barcos se adaptaron y decidieron enfocarse en el turismo propiamente dicho. Los primeros itinerarios se hicieron por el Caribe, para pasar más tarde al Mediterráneo, especialmente alrededor de las islas Griegas. Los primeros cruceristas pertenecían a una élite minoritaria de alto poder adquisitivo, personas mayores en su mayor parte que aprovechaban su jubilación para viajar a lugares cálidos. Esta industria, nacida hace 80 años, nada tiene que ver con la actual, alrededor de la cual se está generando un verdadero boom, viviendo una época dorada, en la que los 300 barcos que navegan por el mundo los 365 días del año, son accesibles a un mayor número de personas, ya que al igual que los hoteles, las categorías de los barcos varían adaptándose a todos los bolsillos: standard, premium, upper premium o deluxe. Los expertos vaticinan que mucho falta aún para que esta industria alcance su madurez, por lo que se abren muchas posibilidades de negocio futuras alrededor de la misma.

Es cierto que muchos cruceristas están más interesados en las prestaciones del barco que en los propios destinos, sobre todo los más dados a apostar por este tipo de viajes, por ello, cada vez son más variadas y espectaculares las atracciones que se ofrecen a bordo (los hay incluso con un delfínario). La naviera, encargada de diseñar las rutas, valorará ciertas opciones que ofrezca el destino, como condiciones de atraque, nivel de seguridad, actividades turísticas del interés de sus clientes, satisfacción de los mismos, todo ello sin perder de vista lo fundamental, la rentabilidad de su cuenta de explotación.

La creatividad en la oferta es pues fundamental para que navieras y pasajeros muestren interés por un lugar y no por otro, siendo innecesarias en ocasiones las inversiones millonarias que se realizan en los puertos de muchas ciudades, que más que estaciones marítimas simulan joyas arquitectónicas como resaltaba Sebastián Camps en Vigo, poniendo como ejemplo Mónaco, que no dispone de terminal para grandes cruceros, por lo que el embarque y desembarque se realiza en pequeñas lanchas que acercan a los pasajeros a la costa y sin embargo es uno de los destinos favoritos en el Mediterráneo, o Roma, cuyo puerto se encuentra a unas dos horas de la capital.

El ABC de los Cruceros

Una vez más se incidió en la necesidad de una actuación conjunta a la hora de promocionar destinos, la mejor manera de unir fuerzas, incurrir en sinergias y ahorrar costes, para crear una verdadera conciencia de marca; la necesidad de acudir a ferias internacionales; la flexibilidad en los horarios comerciales, no hay nada más desolador que llegar un domingo a la ciudad y encontrarla vacía, o hacer colas mientras se espera la apertura de una oficina de información turística; y por último pero no menos importante los idiomas, esa asignatura pendiente y tan necesaria aún en nuestro país.

Diversidad, diferenciación y experiencias son pues apuestas en las que se debe seguir trabajando para hacer cualquier destino más apetecible, dado que el impacto económico directo del turismo de cruceros es de aproximadamente 1.250 millones de euros al año.

Las posibilidades laborales son también una buena oportunidad para todos aquellos interesados en embarcarse en una aventura a bordo por un mínimo de 6 meses, una experiencia dura pero no exenta de emoción, apta sólo para aquellos que dominen al menos el idioma inglés, la responsable de contratación en este campo Carmen Martín, nos facilita una dirección de correo electrónico por sí a alguien le seduce enrolarse en esta experiencia mmarin@bctours.net

Quizás también sea hora de que consignatarias y encargadas de organizar las propuestas turísticas de ocio y tiempo libre hagan un poco de caso a pequeños emprendedores que crean y organizan con sobrado entusiasmo originales propuestas capaces de conseguir la anhelada experiencia de esa minoría que busca la diferenciación.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s