El Camino de Santiago Inglés: The English Way II

Las experiencias que vamos acumulando durante los peregrinajes que organiza la Asociación de Hostelería Compostela son cada vez más intensas. Nuevamente tuvimos ocasión de participar en esta ruta promocional del Camino Inglés, esta vez desde la bonita ciudad de A Coruña como punto de partida. La fecha no fue elegida al azahar, ya que se hizo oportunamente coincidir con el 25 aniversario del Camino de Santiago como primer itinerario europeo y  con el certamen de Santiago (é) Tapas, que sirvió como colofón final de esta aventura. Qué mejor manera de finalizar nuestro particular camino  que “con buen sabor de boca” emprendiendo un nueva ruta, esta vez de tapas, para saborear la variada gastronomía de la ciudad.

Fueron muchas las sorpresas que nos encontramos durante nuestro recorrido, un paisaje muy otoñal, bucólico,  repleto de setas y castañas, ideal para echarse a andar y  hacer alguna merecida parada con la intención de escuchar a las personas que con ganas de charla, nos íbamos encontrando en el camino. Ellas son, en definitiva,  las que mejor pueden relatar los  pequeños secretos que esconden muchas de las aldeas gallegas, testigos del paso de las gastadas botas de peregrinos de todo el mundo. Sentarse en su compañia, compartir un vino y dejar pasar el tiempo es, porque no decirlo, la mejor manera de descubrir rincones y sensaciones que a veces, ni se mencionan en las más auténticas guías turísticas.

Así que nos dejamos sorprender por cada uno de los lugares y personas que fuimos conociendo en cada una de nuestras 4 etapas hasta llegar a Santiago, os los vamos a presentar:

Suso y Rocio son los propietarios de Casa da Egoa, una bonita casa rehabilitada, que perteneció a un  molinero, un lugar acogedor con un olor intenso a madera,  ideal para pasar la noche, reponer fuerzas con un delicioso caldo gallego y hacer una visita a  los antiguos molinos de agua.

Casa rural Dona María, una preciosa casa restaurada que combina sabiamente tradición y vanguardia, ofrece  bicicletas para hacer rutas por los alrededores, indicadas para  peregrinos incansables y entusiastas de los recorridos  a dos  ruedas.

.    

Casal Dezaoito  para dormir en una casa de paja con toques modernistas,  Marcos, su propietario está orgulloso de ser la primera persona con una casa ecológica en Galicia. Asegura que el que duerme en alguno de sus apartamentos se levanta con la sensación de haber tenido un sueño super reparador.

Si lo que buscáis es una gastronomía de alto nivel no dejés de desviaros hasta el centro de Cambre, podreís degustar la estudiada cocina del Restaurante La Estación, donde de la mano de Beatriz Sotelo y Xoan Crujeiras desgustaréis un delicioso menú de otoño y comprenderéis porqué el restaurante está catálogado como uno de los mejores de galicia y galardonado con una estrella michelín.

Mención especial para el Ayuntamiento de Ordes, por lo que os  recomendamos  que si hacéis el camino Inglés,  os desviéis hacia el centro de esta villa, para deleitaros con el toque ducle del  Queique de Ordes, que nos recuerda muchísimo a los famosos Panettones italianos. Otra de las cosas que también nos llamó la atención en la zona es la cantidad de grafittis que decoran muros y paredes de casas y edificios, dotando a la villa de un encanto especial que nos puede hacer pensar que nos encontramos en una ciudad del norte de Europa,  donde lo alternativo tiene un espacio dentro del arte y la cultura. Como bien dice su alcalde Manuel Regos, “Vivimos en una sociedad cambiante, donde es necesaria una continua adaptación de nuestras costumbres y modos de vida a los cambios que a diario se nos van planteando”, es por ello que decidieron escuchar las voces de ciertos jóvenes muy creativos y empapelar el lugar con mucho ARTE URBANO del colectivo DESORDES CREATIVAS, con apuestas tan coloridas como estas:

Existe además otra ruta, A Ruta do Grelo, a la cual el grupo KASTOMÄ, le ha dedicado una simpática canción. Peregrinos y automovilistas se van a encontrar a lo largo de la nacional 550 con hombres y mujeres que en algún tramo de la carretera depositan su mercancía en carretillas y cajas, tapándo su manjar con coloridos paños a la espera de que algún conductor pare su coche para comprar algún manojo. El grelo, ese producto tan típico de nuestras tierras gallegas, verde y amargo, pero ideal para realizar sabrosos caldos, contundentes cocidos e incluso exquisitos revueltos. Pruébalo si todavía no lo has hecho.

El Slow Way  sigue siendo para nosotros la manera perfecta y preferida de movernos a pie por los Caminos de Santiago, sólo así, con algo de tiempo y altas dosis de tranquilidad podrás disfrutar de un camino para chuparte los dedos que te cargará las pilas hasta que decidas volver.

Gracis a todas las personas que se han cruzado en este “nuestro” #englishway.

¿Se nos ha pasado algo? ¿nos lo cuentas?

3 thoughts on “El Camino de Santiago Inglés: The English Way II

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s