Noite Meiga, Noite de San Xoan

El  23 de junio comienza el solsticio de verano, además de ser el comienzo de ésta estación, la  fecha se caracteriza por ser la noche más corta del año. En Galicia se celebra con mucho entusiasmo y rara es la playa en la que no se alza una hoguera que es encendida a media noche. Esta ancestral tradición era realizada para ayudar a que la luz del día durara si cabe un poco más.

Es la fiesta de las sardinas por excelencia, que en esta época se convierten casi en un artículo de lujo dada su gran demanda, duplicando su precio normal. Los gallegos adoramos las sardinas,  los que vienen de otros lugares se chupan los dedos cada vez que tienen ocasión de empapar un poco de pan maíz en la grasita tan sabrosa qeu sueltan.

En Casa Simón se celebró una fiesta que no tuvo como protagonista a nuestra querida sardina, pero sí se vinculó a la gastronomía del mar.

La idea era ofrecer a todo aquel que quisiera un acercamiento a nuestras tradiciones  y leyendas que más tienen que ver con esta noche mágica. Para ello, se optó por unas vieiras encebolladas en  cazuelita de barro María Soliño, para continuar con un plato fuerte de brocheta de rape y gambas despeinadas, la parte más dulce la protagonizó la tarta de hojaldre y crema quemada, que nos encanta.

Son muchas las historias vinculadas a las hogueras y a las cálidas noches de verano, una de las que más nos gusta es la antigua creencia de que los del más allá se encuntran esa noche con los del más acá. Es por ello importante saltar la hoguera cuando ya se convierte en cenizas, bañarse a media noche en el agua del mar, llevarse a casa ciertas hierbas aromáticas y meterlas en un recipiente con agua, para al día siguiente lavarse la cara o el cuerpo con ellas, sólo así conseguían nuestros antepasados purificarse, ser más fértiles, tener suerte y   no encontrarse con algún ser indeseado en el  camino.

Gaiteros y actores nos hicieron reir y bailar con sus leyendas y su música, nos hipnotizaron haciendo arder el aguardiente,  y ya, al final de la noche, los extranjeros que compartieron mesa con nosotros eran casi capaces de hablar español.  Y es que no hay nada como beber una buena queimada para aprender idiomas.

¿Y tú, cómo lo has celebrado?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s